Campeonato de Alambradores: Honor al oficio

El próximo 20 de septiembre se realizará, en la ciudad de Posadas (Misiones), la anteúltima ronda regional del Campeonato de Alambradores, etapa que clasifica a los ganadores al próximo Campeonato Argentino de la disciplina.

 

El torneo, organizado por Acindar Grupo Arcelor Mittal, y auspiciado por Biassoni, lleva más de una década desarrollándose y convocando a los más destacados competidores de la actividad, con el objetivo de revalorizar el oficio de alambrador, muy buscado en el campo argentino.

 

Se trata de una competencia de eliminación simple donde los alambradores, que participan junto a un ayudante, deben armar 10 metros lineales de un alambrado tradicional de 7 hilos (5 lisos ovalados 17/15 Fortín® y 2 de púas Súper Bagual®), tensar los alambres con torniquetas y colocar 2 varillas  de alambre por claro y 2 varillas T de acero con sus correspondientes maneas. Los postes, intermedio Facón® y esquineros, serán colocados previamente por los organizadores. En total, cada pareja cuenta con 40 minutos para desarrollar la tarea y será evaluada por un jurado especialista. Quien mayor puntaje obtenga, clasificará en la próxima ronda hasta llegar a la final del certamen.

 

Las instancias regionales se realizan en distintos puntos del país, buscando abarcar a todos las personas que tengan este oficio e invitándolos a participar en el evento, con la oportunidad de ser protagonistas de la Final Nacional.

 

Si bien se trata de una competencia con grandes premios, cada jornada del Campeonato se vive como una fiesta de camaradería. Es un encuentro con marco familiar y festivo. Un espacio donde compartir experiencias, conocer novedades de la actividad, capacitarse en distintas técnicas y conocer las problemáticas de cada zona rural.

 

 

El oficio de Alambrador

 

“La máquina de tirar,

la tenaza y el pisón,

ahí cerquita del fogón

acomoda con cuidao

y acaricia el encordao,

recordando su querencia,

su familia que en la ausencia

hace más grande su amor,

y canta viejas canciones

mi amigo: el alambrador.”

 

Mario Pino

 

Un trabajo legendario en el campo argentino que se realiza hace siglos, y es una de las tareas más pesadas del quehacer agropecuario: construir un kilómetro de alambrado demanda al menos un día. Lo que lleva a que los trabajadores monten sus tradicionales campamentos, cuando se trata de tierras de grandes dimensiones. En estos campamentos, las tradiciones criollas se mantienen vivas: el fogón, el mate amargo y el respeto por la naturaleza.

 

Ser alambrador y peón (o ayudante) de alambrador es un oficio que demanda esfuerzo, paciencia, concentración, evaluación del área y de las herramientas adecuadas. Dado que los trabajos duran la jornada entera, los alambradores soportan en su día a día las inclemencias del tiempo, teniendo que afrontar tanto el frío como el calor extremos, inclusive las dificultades del terreno, para terminar su labor.

 

Afortunadamente, la actividad ha desarrollado distintas técnicas y formatos (muchas de las cuales se comparte en los campeonatos), acompañado del desarrollo de herramientas que colaboran en la tarea. Desde la División agrícola de Biassoni, pensamos constantemente en el trabajo del campo, siendo los alambradores uno de nuestros principales focos de atención. A lo cual desarrollamos y perfeccionamos distintas herramientas a los efectos de acompañar a los trabajadores de este rubro, contando con los siguientes elementos:

 

Máquina estira alambres

Tijera corta alambres

Llaves california

Tenaza carpintero

Mechas para madera dura

Taladro de pecho

Pala pocera cabo de caño

Pala hoyera cabo de hierro

Pisón compactador

 

A su vez, diciendo “presente” en cada jornada del Campeonato de Alambradores, buscamos interiorizarnos en las experiencias de trabajo, para volcar el conocimiento en nuestra producción, de cara a convertir nuestros productos en los mejores aliados del trabajador.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *