Cómo lograr que tu amigo te devuelva la bendita herramienta que le prestaste

¿Te ha pasado que cuando prestás una herramienta a un amigo, muchas veces nunca la recuperás? Esto sumado a la situación incómoda de tener que andar “recordando” o exigiendo que nos devuelvan lo prestado, llegando al temor de quedar demasiado frontal y dañar una amistad.

 

Si te encontrás en esta situación, no te preocupes que hoy desde Biassoni te vamos a mostrar 4 maneras para recobrar esa herramienta que tanto extrañás.

 

1) La indirecta

Abordá la situación de manera sutil e indirecta. Esta simple acción hace que uno no parezca tan frontal, y el reclamo quedará como una sugerencia, una duda… dando la oportunidad a tu amigo para que parezca que surgió de él la intención de devolver ese destornillador Philips que le prestaste la vez que necesitaba cambiar el parlante del auto.

Un -“¿Al final, te sirvió el destornillador Philips?”-; O… – “Me volví loco buscando un destornillador Philips para ajustar el soporte de la cocina y no me acuerdo a quien se lo presté… ¿Por casualidad no te lo di a vos?”, es suficiente para mencionar la cuestión y brindar la oportunidad a la devolución.

 

2) La frontal

Mostrá decisión y firmeza para recuperar esa llave 14 que falta en el juego y que es casi universal. ¡Para colmo, todo trae esa medida! Parece a propósito…

Así que no queda otra que, de manera directa, pedir su devolución, por más que se trate de tu mejor amigo que hace dos meses vino a pasar la tarde y se acordó que debía ajustar la rueda trasera de la bicicleta de su hija.

– “Necesito la llave 14 que te llevaste en el verano”- con ese enfoque directo, la cortesía común (o vergüenza generada en la contraparte por estar en falta hace tanto tiempo),  probablemente provocará que te devuelva la entrañable llave 14 en cuestión de minutos.

 

3) La tecnológica

Enviá un mensaje pidiendo la devolución de la herramienta. Un canal tecnológico evita la confrontación, brindando el espacio justo para que el que se llevó la llave inglesa el invierno pasado para ajustar el calefactor a la pared tenga el tiempo necesario para pensar, interpretar y responder sin tanta presión.

En estos casos, tendrás que tener cuidado en el uso de palabras y emojis, ya que siempre está el obstáculo de no poder interpretar los tonos de la comunicación. En este sentido, no hay que ser demasiado rebuscado ni demasiado informal, se trata simplemente de un mensaje privado, solicitando al secuestrador de tu llave inglesa que te la devuelva.

Algo como: -“Para que mi mujer y esa bendito goteo de la canilla del lavadero dejen de enloquecerme este fin de semana”, es conciso, directo, presenta una razón y acompaña con humor y cierta complicidad, generando empatía en la otra parte.

 

4) La insistente

Hablale, cada vez que surja la oportunidad, de la pinza que se llevó el día que necesitaba hacer el armazón de alambre para el cumpleaños de su hijo. Y cuando decimos cada vez que se pueda, es… insistir e insistir, metiendo el reclamo en cada conversación mínimamente relacionada con el tema.

Recordarle diariamente la existencia de la pinza es la misión; que la devuelva, el objetivo.

 

En definitiva, en el proceso de reclamar una devolución, no hay que dejar que gane la vergüenza y hay que enfrentar la situación, haciendo notar al otro la inconveniencia de no contar con la herramienta adecuada en el momento de necesitarla; pero, a la vez, ser flexible y comprensivo, sin enojarse o agredir, y mucho menos enviar a un tercero.

 

También es importante que, a partir de la devolución, se analice bien al próximo coleccionista de herramientas ajenas, su prontuario, la necesidad que expone y la relevancia de su situación, el grado de amistad y la periodicidad con la que se puede contactar.

 

Y si, aún después de intentar con todas estas formas, no se logra recuperar esa herramienta prestada, siempre nos queda esperar el próximo aguinaldo para comprar otra igual.

 

One thought on “Cómo lograr que tu amigo te devuelva la bendita herramienta que le prestaste”

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *